Calabazanos

El único barrio de nuestro municipio anterior a la época de expansión que provocó la llegada de Fasa Ranault es Calabazanos, es por tanto el único que aporta historia y patrimonio propio tal y como os reseñamos a continuación.

Los datos históricos sobre Calabazanos se remontan al siglo XII, según estos en Calabazanos existió una torre o casa fuerte a finales del siglo XII bajo el dominio del infante Don Juan, Pero según Ricardo Becerro de Bengoa la torre-fortaleza quedo destruida durante la minoría de edad de Fernando IV, el infante rebelde causó varias muertes entre los vecinos, les quemó los campos y derribó sus molinos y aceñas. En las crónicas de 1366 ya no se habla de torre, sino de casa fuerte.

Pero Calabazanos ya debió estar habitado en época romana, pues en sus terrenos han aparecido restos cerámicos y de construcción de los siglos II al IV d.C.

Juan Rodríguez de Sasamón figura a finales del siglo XIII e inicio del XIV como señor de la villa, que se la vende a Fray Diego García de Padilla, maestre de Calatrava, quien a su vez la vende al Adelantado D. Pedro Manrique que se la dona a Alvar Gómez de Herrera , tres años despues este cede el lugar por 91.000 maravedís al hermano del Adelantado, Diego Manrique.

Su hijo, Pedro Manrique IV, en 1431 en cumplimiento del testamento de su padre, establece en la localidad el monasterio de Santa María de la Consolación, regido por monjes benedictinos. A su muerte los benedictinos abandonan el lugar para que la viuda, Leonor de Castilla, funde en este mismo convento uno de clarisas que permanece hasta el día de hoy. En 1451 se celebró en este lugar el matrimonio de Alvaro de Luna con Juana Pimentel.

La familia Manrique siguió ligada al monasterio, tanto es así que Gómez Manrique escribió para él su “Representación del Nacimiento del Señor”, siendo el primer texto teatral de autor conocido escrito en castellano.

El actual convento de religiosas clarisas posee un importante patrimonio artístico, destacando en él su iglesia barroca, los sepulcros de las primeras abadesas, el claustro renacentista con su capilla y el “dormitorio de las vigas”, así como numerosas obras de arte mudéjar, gótico, renacentista y barroca. La ermita de San Miguel, del siglo XVI, se sitúa dentro del cercado de la huerta del monasterio.

En la actualidad este nucleo urbano consta de diferentes fases de viviendas con bloques de pisos y diversas viviendas unifamiliares. En cuanto a los servicios, además de la iglesia del convento, cuenta con la nueva parroquia de Santiago, parques infantiles, zonas verdes, un colegio, una guardería, también se encuentra en esta zona el frontón municipal, un campo de futbol y areas de deporte y esparcimiento además de un local social y cultural donde se desarrollan diversas actividades. Los vecinos celebran su fiesta el 25 de Julio.